Nos subimos al nuevo VW Passat: imponente y del más alto nivel

Tuvimos un primer contacto con el Nuevo Passat que Volkswagen argentina presentó en marzo de este año, luego de una especie de impasse forzado desde 2014 en que sus ventas en el país se habían visto reducidas fuertemente por el impacto de las alícuotas del llamado “impuesto al lujo”.

Este sedán del segmento grande (en otros mercados, se lo considera ‘mediano’) que ahora va por su octava generación se vende en Argentina en esta versión con el máximo nivel de equipamiento, Highline, y un paquete opcional de equipamiento R-Line, con algunos detalles que le brindan un aspecto más deportivo.

Si bien los cambios con respecto al Passat anterior fueron muy sutiles, sí es notable el nivel que ha alcanzado en cuanto a confort interior y funcionalidad. Al ser importado de Alemania, tributa el arancel de 35%, lo que lo obliga a ubicarse en el escalón más alto de la oferta del segmento en cuanto a marcas generalistas se refiere.

A continuación, repasamos los principales datos que hay que saber, luego de haber tenido oportunidad de manejarlo durante algunos días.

 

¿QUÉ DISTINGUE SU DISEÑO?

Construido sobre la plataforma modular MQB (la misma que utiliza el Golf) tiene un peso de hasta 85 kilos menos que la generación anterior.

 

Sus medidas son: 4.767 mm de largo, 1.832 mm de ancho y 1.456 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.791 mm.  Estas proporciones hacen que sea un poco más ancho que la generación anterior, y un poquito más bajo, con un mayor espacio entre los ejes, de casi 8 cm.

Las líneas rectas con recortes afilados del diseño le brindan un aspecto a la vez sobrio y agresivo a la carrocería de esta berlina pensada justamente para eso: no llamar demasiado la atención, pero sí conquistar inmediatamente a quien lo mira en detalle.

Ver también  El nuevo Polo de VW llega con una reconversión global de la marca

Lleva llantas de aleación de 18” denominadas “Dartford”, de perfil bajo, con neumáticos medida 235/45.

EQUIPAMIENTO Y CONFORT

Para quien se ha dejado seducir por la belleza exterior, una vez en el interior se verá rendido: el diseño aquí es realmente cautivante y en todo rincón se percibe gran calidad de materiales.

La consola de instrumentos es totalmente digital. Es similar al “Digital Cockpit” de Audi, que acá se llama “Active Info Display”. Consta de una pantalla de 12,3 pulgadas, con una resolución de 1440 x 540 pixeles. Allí se muestra una imagen de los dos relojes tradicionales con el cuentavueltas y velocímetro, mientras que queda un amplio espacio intermedio para configurar distintas visuales, con datos de la computadora de abordo, reglajes del auto o –lo más habitual- el GPS con vistas en 3D.

En el centro de la consola domina otra pantalla, en este caso de 8 pulgadas, para el control del sistema de audio (con DVD, MP3, SD Card, Bluetooth, App-Conect y memoria interna de 64 Gb). Se opera tanto en forma táctil como a través de una serie de botones físicos que hacen todo muy práctico e intuitivo.

Además del control del sistema de audio y entretenimiento, allí se visualiza la cámara de estacionamiento con función 360 grados y permite seleccionar los distintos modos de manejo, monitorear el consumo de combustible y otros datos de la computadora. Tiene además la función Mirror Screen, compatible con Apple Car Play y Android Auto.

Ver también  Los Volkswagen Suran y Fox reciben mejoras de equipamiento

Punto extra para la rapidez de procesamiento y la facilidad de operación.  Un detalle de calidad: por encima de esta pantalla, en la franja superior que recorre toda la consola y abarca a las salidas de aire, se incluye un clásico reloj de agujas, que le da un toque de gran distinción.

Es para destacar también la comodidad de las butacas, con tapizados de alcántara y extensores para las piernas. Llevan firma de la marca ErgoConfort y cuentan con regulaciones eléctricas, son calefaccionables, con memoria de posiciones y función de masajes para el conductor.

De la larga lista de elementos que suman confort interior, se pueden resaltar varias cosas, desde la buena sensación al tacto de todos los botones y comandas, hasta la variedad de espacios de guardado para llaves, billeteras y otros objetos; el techo solar eléctrico; el generoso espacio interior y las luces de cortesía conjugadas con una muy agradable ambientación lumínica.

En general, la calidad de todas las terminaciones es sobresaliente, con detalles en aluminio pulido y plásticos de muy buena calidad.

MOTOR Y TRANSMISIÓN

El porte de este sedan podría dar a pensar que guarda bajo el capot un típico motor V6 de alta cilindrada, tal como llevaba la variante CC que se vendió hasta 2013 o algunos de sus competidores (ver más adelante).

Pero lo cierto es que utiliza el motor 2.0 TSI Bluemotion que también lleva el VW Golf. Es un ejemplo más de la tendencia al downsizing y los esfuerzos de la industria en general por utilizar impulsores cada vez más eficientes. Es uno de los motores más modernos del grupo, montado en un bloque de aluminio, de cuatro cilindros. Tiene turbo con inyección directa y sistema intercooler. La entrega de potencia máxima es de 220 caballos, con un torque de 350 Nm.

Ver también  El Volkswagen Up! 2018 ya se muestra para competirle al Fiat Mobi y al Renault Kwid

Se combina con una caja automática DSG de doble embrague y seis velocidades, de funcionamiento soberbio, tanto en el modo E (económico) o D (común), pero sobretodo en el modo S (deportivo) en donde despliega un comportamiento radical que hace olvidar las dimensiones de la carrocería que desplaza.

Con la tracción pasa algo parecido a la primera idea que uno podría tener respecto al motor: por el tamaño da la sensación de ser un típico sedán movilizado por las ruedas traseras, pero no: la fuerza impulsora llega al suelo a través de las ruedas delanteras.

 

¿SEGURIDAD?

Viene de serie con nueve airbags (incluyen laterales traseros y de rodillas para el conductor), anclajes Isofix, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, asistencia al arranque en pendiente, monitoreo de presión de neumáticos, sistema de estacionamiento automático y detector de fatiga.

PRECIO

El VW Passat Highline cuesta 59.900 dólares, mientras que con el agregado del paquete R-Line trepa a u$s 65.000. La garantía es de tres años o 100 mil kilómetros.

¿COMPETIDORES?

Dentro de las marcas  generalistas, se pueden anotar en este grupo al nuevo Ford Mondeo (importado desde México, lo cual le da una ventaja en cuanto al precio, por no tributar arancel aduanero); Honda Accord; Peugeot 508 y Toyota Camry.

Por: Carlos Sueldo
@charlysuelto
Especial para Cuyomotor

Volkswagen en Mendoza

VW Passat

Todas las novedades de la marca, planes y más los encontrás en Territorio Yacopini.

Envia tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up